Historia

Desde las primeras décadas del siglo XX hasta 1970, hubo esfuerzos individuales e institucionales importantes en el campo de la danza en Costa Rica. Sin embargo, fue la creación del Taller de Danza Contemporánea del Ministerio de Cultura en 1971, lo que impulsó el arte de la danza para que se consolidara como un movimiento permanente y evolutivo en la cultura nacional. La Escuela de Danza de la Universidad Nacional (UNA) abrió sus puertas a costarricenses y extranjeros en 1974, bajo la dirección de la maestra Elena Gutiérrez; gracias al interés de personas que reconocieron en el ámbito universitario, una oportunidad para desarrollar democráticamente la danza artística. 

Esta fue evolucionando a través de la experiencia, el talento y la formación de los primeros maestros, quienes desempeñaron el papel de ¨mentores¨ en la de la enseñanza de los bailarines. La Escuela de Danza ha contado con el aporte de maestros nacionales e internacionales que han contribuido significativamente al enriquecimiento del quehacer artístico nacional. Así, el estudio de la danza como carrera en la Universidad Nacional se constituyó en experiencia pionera del área centroamericana y de la mayoría de los otros países latinoamericanos. No cabe duda de que tal auge ha respondido a una necesidad cultural histórica. De ella se derivó la urgencia de contar con bailarines profesionales y en consecuencia, con profesores capacitados para formar y entrenar a dichos bailarines. En cuanto a los coreógrafos, la situación ha sido más ardua ya que éstos no se forman fácilmente. Se necesita, además de estudios en la materia y en otras artes, una práctica constante del oficio, aparte del talento natural para la creación.


Punto de Referencia

La Escuela de Danza de la Universidad Nacional es la única instancia en Centroamérica y una de las pocas en Latinoamérica y el Caribe con nivel universitario que ha asumido durante aproximadamente tres décadas la responsabilidad de formar profesionales en danza. De ahí que dentro de sus graduados ha tenido numerosos estudiantes extranjeros, incluso a nivel europeo.

Desde sus inicios, el currículo de la Escuela de Danza ha evolucionado en respuesta a las necesidades del entorno. Durante veintinueve años la Escuela ofreció el Bachillerato en Danza, desde 1998 y hasta el 2001 la Licenciatura en Danza y ha partir del año 2003 ofrece el Bachillerato y la Maestría en Danza con énfasis en Formación Dancística. Actualmente, este posgrado cuenta con diez graduados, los cuales laboran en instituciones como la Compañía Nacional de Danza, Instituto Tecnológico de Costa Rica y la Universidad Nacional. Además, dentro de las áreas de desarrollo se cuenta con el Plan de Estudios aprobado por CONARE para la Maestría Profesional en Danza con énfasis en coreografía, el cual no se ejecutado por falta de recursos. El personal docente con el que cuenta la Escuela de Danza de la UNA, posee una amplia trayectoria y madurez profesional. Está constituido por maestros de muy diversa formación en el arte, lo que hace que nuestra unidad académica sea un punto de convergencia de diversas corrientes. Así brinda al estudiante una extensa gama de conocimientos en diferentes ámbitos.

El equipo de profesores que imparte los cursos en las áreas de Ballet Clásico y de Danza Contemporánea, está constituido por académicos formados tanto en el extranjero como dentro de la Universidad. Además, el Encuentro Centroamericano para el estudio de la Danza, organizado anualmente por nuestra Unidad, ha logrado que profesores, estudiantes e invitados nacionales y extranjeros, renueven y adquieran conocimiento que enriquece individual y colectivamente la experiencia artística, académica y profesional en la disciplina.  Actualmente, la Escuela cuenta con el Programa Margarita Esquivel, las Actividades Académicas: UNA Danza Joven y Compañía de Cámara Danza UNA y el Proyecto de Investigación de la Danza Escénica en Costa Rica, los cuales tienen como finalidad crear una serie de espacios que incluyen la docencia pre y para universitaria, el desarrollo de la danza en comunidades, la interpretación a nivel estudiantil y profesional, el desarrollo de nuevos coreógrafos, la producción coreográfica de alto nivel y el rescate de la historia de la Danza Costarricense.

La Escuela de Danza realiza una producción dancística permanente que inicia en los salones de clase y se proyecta al campus universitario, la comunidad herediana, a lo largo y ancho del país en los principales escenarios nacionales, así como en numerosos países de América y Europa.  La producción artístico académica incluye resultados de cursos de técnica, talleres de expresión y composición y trabajos de coreógrafos nacionales y extranjeros. Todo esto contribuye al enriquecimiento y la calidad artística de todas las áreas del quehacer dancístico nacional y regional.  Sin embargo, todos estos esfuerzos se ven obstaculizados por problemas de infraestructura, de presupuesto e inestabilidad laboral de los académicos.

La Escuela de Danza cuenta con el apoyo de un director y subdirector, dos administrativos propietarios y uno interino, cinco académicos propietarios y catorce académicos interinos. Además de seis académicos interinos que laboran como bailarines profesionales.  En el plano Preuniversitario mediante autofinanciamiento se tienen dos interinos: un académico y un administrativo.

Desde 1974 y hasta 1997 la Escuela de Danza de la Universidad Nacional, contó únicamente con el grado de Bachillerato como oferta académica, graduando un total de 89 bachilleres. Luego de muchos años de estudio y debido a la necesidad de ampliar dicha oferta, se elabora y aprueba la implementación de la Licenciatura en 1998.  La primera promoción de este grado académico, estuvo conformada por profesores de la Escuela, bailarines de la Compañía de Cámara Danza UNA y bailarines independientes.

El plan de estudios de Licenciatura contiene dos énfasis: uno en Interpretación Escénica y otro en Montaje Escénico. En ambos casos, se profundiza en Técnica de Ballet Clásico, de Danza Contemporánea, Taller de Expresión y Composición, Práctica Interpretativa, Teoría y Taller de Ballet e Improvisación. Al grado de Licenciatura egresaron en los primeros tres años, 22 bailarines, de los cuales 10 se graduaron como licenciados. Estos graduados laboran para la Escuela de Danza de la UNA, particularmente como bailarines, coreógrafos y promotores de danza.

En el 2002, la Escuela de Danza amplia su oferta académica con la Maestría en Danza con mención en Formación Dancística.  La duración de este programa de estudios es de dos años y tiene como meta la formación de dos generaciones de maestros, al cabo de los cuales se espera graduar aproximadamente 30 estudiantes. Posteriormente se evaluarán los resultados y a partir de ellos se establecerán las modificaciones correspondientes. La Maestría Profesional en Danza se enfoca al estudio de los principios teórico-prácticos de la danza y que se utilizan para la adecuada ejecución técnica e interpretativa del bailarín.