Coordinadora: Dra. Marta Ávila Aguilar,

Escuela de Danza, CIDEA, Universidad Nacional, Costa Rica

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Una experiencia investigativa ¿Porqué investigar la danza escénica?

 

La experiencia de muchos años como bailarina de danza contemporánea y la formación en Historia del Arte se conjugaron en determinado momento de mi vida y carrera profesional permitiéndome visualizar un campo totalmente en abandono en Costa Rica y el resto de la región centroamericana. El iniciarme en la investigación de la danza escénica fue una necesidad que se convirtió casi en una obsesión de documentar todo lo que se ha realizado en Costa Rica, durante las tres últimas décadas del siglo XX, ante el temor al olvido como suele suceder en un país de corta memoria. La urgencia de contarle a los estudiantes lo que se vivió en los principales escenarios, durante los años 70 y 80s con el objetivo de dimensionar el quehacer dancístico, han sido, otro de los motores para mantener en marcha este proyecto. Por esta razón, desde 1993, inicié una labor de sistematizar la producción coreográfica del siglo XX en el país, al lado de mis estudiantes y algunos colaboradores.

 

Investigación por necesidad

 

La Escuela de Danza de la Universidad Nacional de Costa Rica, es el primer ente académico, que inició un el proyecto de investigación dedicado a la Danza Escénica costarricense y con ello, ha cumplido con uno de los principales objetivos de la universidad que es la producción del conocimiento. Se sabe que cualquier unidad académica de alto nivel debe destinar

parte de sus recursos a la investigación, aspecto fundamental para el desarrollo académico y especialmente, para los programas de posgrado.

 

Y fue a mediados de los años noventa, que en la Escuela de Danza, en mi labor como docente, que identifiqué la ausencia de libros y otros escritos en Costa Rica que hubieran sistematizado el quehacer dancístico nacional. Esto me obligó a pensar que era necesario iniciar una labor de investigación que permitiera documentar la gran producción coreográfica costarricense, realizada hasta el momento. Fue así que comencé, a dar los primeros pasos al publicar la serie Cuadernos de Historia de la danza costarricense. En este proceso fue fundamental el trabajo que realicé con mis estudiantes del curso de Investigación de la danza nacional.

 

De esta serie, cabe destacar que en 1993, La obra coreográfica de Elena Gutiérrez, fue la primera publicación y en ella se resumió el aporte de la maestra y bailarina costarricense quien cumplía 20 años de haberse integrado al medio dancístico costarricense, después de haber vivido en Chile. En 1996, logramos la segunda publicación dedicada a la pionera de la danza moderna nacional, Mireya Barboza (1935-2000) en la cual se le reconoció su lugar como fundadora del movimiento coreográfico, también se destacó su aporte como la primera coreógrafa que trabajó investigando para llevar el folclor a los escenarios más importantes Costa Rica y otros países de América Latina.

 

Para 1997, vio la luz el cuaderno número 3 correspondiente al análisis del Festival de jóvenes coreógrafos, un espacio fundamental para el desarrollo de nuevos talentos y la difusión de la danza en Costa Rica. Cabe señalar que este festival en diciembre de 2014 celebró su edición XXXI. Como cuarto cuaderno, el proyecto entregó en 1999 a la comunidad nacional, el ejemplar titulado Obra coreográfica: Cristina Gigirey en homenaje y reconocimiento del aporte como bailarina, maestra y coreógrafa uruguaya, que desapareció en 2006.

 

En el año 2000, con el interés de aprovechar las nuevas tecnologías, especialmente las digitales, se produjo un Disco Compacto (CDROM) que contenía una investigación sobre la actividad dancística en Costa Rica realizada entre 1990 y 1999. Este documento digital tuvo como título La producción coreográfica en Costa Rica: los años 90 y fue producido en el ICAT, contando con la colaboración del compositor Alejandro Cardona en los aspectos de la programación, el concepto, el diseño digital y musical, así como la edición de vídeo y con la participación del estudiante de la Universidad de Utrech, Okkerse, Krijn. Esta fue otra producción pionera en la región.

 

Otra investigación que está en proceso de publicación es la sistematización de la labor artístico-académica de la Escuela de Danza UNA y sus experiencias más significativas, en las áreas de docencia, investigación, producción y extensión, las cuales están recogidas en un documento titulado UNA Escuela de Danza en Costa Rica.

 

En este momento, he finalizado, junto a Andreina Gómez, una investigación sobre El Festival de coreógrafos Graciela Moreno 1981-2014, en la cual se ha logrado identificar los coreógrafos y bailarines que han participado en estas treinta ediciones, los artistas premiados y principales dedicados, así como las tendencias compositivas expuestas en ese escenario.

 

Además estamos trabajando en el proyecto sobre el Rescate del patrimonio coreográfico 1980-2000, cuyo principal objetivo es recuperar las imágenes de varias obras emblemáticas de los años 80 y 90s que fueron registradas en el formato de vídeo analógico y trasladado a vídeo digital con la idea de restaurar y recuperarlas para poder crear una videoteca de danza que permita a los estudiantes analizar los lenguajes coreográficos que se desarrollaron en esos años en Costa Rica. En este mismo sentido, se han recolectado una gran cantidad de fotografías de danza correspondientes a las diferentes agrupaciones estatales e independientes, que deberán de ser almacenadas con sus respectivas cédulas, lo cual permitirá registrar la mayor información de cada imagen.

 

De lo anterior, podemos afirmar que los documentos producidos por nuestra unidad académica, han sido estratégicos, ya que son los únicos existentes y utilizados en el proceso de formación de los estudiantes universitarios a nivel de grado y postgrado. Es importante señalar que esta producción intelectual es derivada de la experiencia académica que ha involucrado a más de sesenta estudiantes. Los productos de este proyecto impactan el medio nacional e internacional al proporcionar al público aficionado deseoso de conocer documentos sobre la Danza Escénica de Costa Rica y su historia. La Escuela de Danza de la Universidad Nacional considera vital continuar produciendo textos que permitan a sus estudiantes conocer sus antecedentes, así como, contribuir en el proceso de creación de una memoria del quehacer danzario nacional.

 

Hacer memoria de lo bailado

 

La danza escénica profesional en Costa Rica, acumula más de cuatro décadas de producción permanente (1968-2015) y como se mencionó anteriormente, todavía existe un gran vacío de documentos que registre esta gran actividad artística que se genera desde la oficialidad y el sector independiente. De esta situación se deriva el principal objetivo del proyecto que es crear, textos escritos y audiovisuales para hacer memoria de todo lo que se ha bailado en Costa Rica. Es así que el otro aspecto vital del proyecto es el banco de datos (fotografías y vídeos) de la disciplina danzaria nacional. La importancia de realizar esta sistematización es poder contribuir al rescate de la identidad cultural y preservar el patrimonio coreográfico costarricense. Al producir esta documentación sobre la danza nacional se está dando el apoyo a la docencia, creando insumos para futuras investigaciones y fomentando la difusión de la danza escénica, especialmente, para poder llevar este conocimiento a sectores en situaciones de desventaja socio-cultural.

 

Por otro lado, el proyecto pretende detectar áreas en las que los estudiantes tienen que profundizar y no se tiene suficiente material de estudio, como es el caso de la interpretación escénica en Costa Rica y continuar sistematizando la experiencia de figuras destacadas en el campo de la coreografía e interpretación escénica que poseen una trayectoria significativa.

 

Aprovechando otros espacios

 

El Suplemento Cultural es una publicación de la Universidad Nacional que lleva más de 20 años difundiendo aspectos relevantes de la cultura nacional y latinoamericana y desde el año 2007, hemos participado desde la columna denominada Tripudium tratando temas de actualidad y asuntos importantes para la danza contemporánea.

 

Estrategias de colaboración

 

En el proceso de ejecución el proyecto tuvo que desarrollar estrategias de colaboración con otras organizaciones nacionales e internacionales para poder lograr difundir de mejor manera sus productos. En este sentido, para el año 2004, fecha en la que la Compañía Nacional de Danza celebró su XXV aniversario, se publicó el quinto Cuaderno de Historia de la danza costarricense que llevó como título Cuerpos dúctiles ante diversidad coreográfica. Compañía Nacional de Danza 1979-2004. Este documento recogió una investigación sobre la principal labor de los directores, bailarines y el repertorio de la agrupación oficial acompañado de una gran cantidad de fotografías de las coreografías, así como sus premios y giras.

 

En 2005, el Centro Cultural de España nos solicitó que participáramos en la colección Miradas subjetivas y para ese efecto se trabajó el texto Imágenes efímeras 10 años bailados en Costa Rica. El cual fue publicado por la Editorial Perro Azul. Y como dato curioso cabe destacar que es poco frecuente que libros de arte logren varias ediciones y este logró en 2008, una segunda edición.

 

En esta misma dirección, durante el año 2008 se publicó para la celebración de las tres décadas de labor ininterrumpida, el documento histórico titulado Danza Universitaria Trazos vitales (1978-2008) que recogió la experiencia de la primera compañía nacional de danza profesional creada en la Universidad de Costa Rica y conocida como Danza Universitaria.

 

Además en 2010, se logró la publicación de un trabajo sobre la crítica de la danza en Costa Rica que abarcó más de tres lustros de seguimiento a lo sucedido en los teatros capitalinos y lleva como título Desde la otra orilla. Crítica de danza en Costa Rica 1998-2006. En este texto de dos volúmenes se agruparon 250 escritos de crítica correspondientes a la labor de grupos nacionales y extranjeros que se presentaron en esos años, en los principales escenarios nacionales.

 

Recientemente y en el contexto de la celebración de los 40 años de fundación de la Universidad Nacional, la Dirección de Extensión nos invitó a formar parte de un proyecto de publicación de cuatro tomos sobre las escuelas de arte del Centro de Investigación Docencia y Extensión Artística (CIDEA), titulada UNA Extensión con arte: La escuelas de arte. En esta investigación se destacó el aporte que se ha dado desde la Universidad Nacional a la sociedad costarricense a través de las creaciones de 60 artistas y académicos que cuentan con trayectorias destacadas en el área de la danza, la música, el teatro y las artes visuales.

 

Desde y para la docencia

 

Este proyecto fue concebido pensando en que los estudiantes de la Escuela de Danza debían involucrarse, en al menos, una parte del proceso de la investigación. De esta manera, los alumnos de cuarto nivel del Bachillerato de Danza trabajan desde el curso de Investigación de la Danza Nacional, junto a la profesora que los guía en el trabajo de campo, la realización y el diseño de la entrevista al sector dancístico. Ellos contribuyen y aprenden a realizar entrevistas a los principales coreógrafos, bailarines y público de danza. También realizan parte de la identificación de los documentos para la redacción final de la investigación como son, los afiches, los programas de mano, las fotos, los vídeos y la crítica especializada. Esta experiencia les permite tomar conciencia de la importancia de la documentación de los procesos creativos, a sí mismo, valoran la reflexión del hecho artístico.

 

El acercamiento al objeto de estudio es fundamentalmente de carácter cualitativo y se encuentra dentro del paradigma que trabajan las ciencias sociales, ya que la mayoría de los sujetos y objetos por estudiar están vivos y en permanente transformación. Para el acercamiento teórico conceptual de los productos del proyecto se han aplicado algunas herramientas de análisis como son las que proporcionan la sociocrítica, la semiótica y otras teorías afines a la producción cultural. Además de lo específico a la danza contemporánea. El resultado de la investigación ha sido el insumo principal para la publicación de los libros y otros artículos especializados y de los cuadernos en la colección de Historia de la Danza Costarricense.

 

Alcances y limitaciones

 

Con los trabajos desarrollados hasta el momento, hemos podido constatar que la historia es fundamental para las futuras generaciones. Esta producción (artículos, vídeos, libros y CDROM) sobre la historia de la danza de Costa Rica ha respaldado la actividad coreográfica y le ha brindado un lugar importante a la disciplina dancística en la cultura nacional. Una de las principales limitaciones en este proceso ha sido la poca participación de académicos especialistas interesados en el proceso de reflexión sobre su quehacer. Parece ser que la mayoría de los profesionales de danza en Costa Rica no le dan importancia a la discusión y análisis y de ahí, deriva la falta de escritos sobre aspectos medulares que aquejan al arte coreográfico en la actualidad, por ejemplo no se ha escrito sobre la interpretación escénica ¿Cómo se construye un personaje en danza?, entre otros.

 

Perspectivas del proyecto a mediano y largo plazo

 

El proyecto pretende continuar con la investigación que se ha desarrollado en la Universidad Nacional sobre la Danza Escénica en Costa Rica, y con ello, seguir sistematizando el quehacer dancístico. Este registro está permitiendo el reconocimiento de lenguajes, influencias y temáticas presentes en la danza costarricense, así como la identificación de aspectos poco tratados desde la teoría y práctica escénica. En este momento tenemos algunos temas pendientes de estudio sobre el movimiento independiente en la danza costarricense, el ballet en Costa Rica, la Fotografía en la Danza costarricense, por citar algunos.

 

Continuar investigando en América Central

 

Después de haber realizado estudios doctorales en el programa DILAAC y al haber defendido la tesis titulada La danza escénica en Centroamérica: análisis comparativo entre Costa Rica y Guatemala durante las dos últimas décadas del siglo XX, se hace necesario extender nuestros objetivos de estudio a la danza de la Región Centroamericana, toda vez que, hemos identificado la ausencia de investigaciones que sistematicen la producción coreográfica y el desarrollo de la danza escénica en el resto de los países centroamericanos. También, a raíz de la creación de la Red Centroamericana de danza, en el 2005, nos dimos cuenta que a pesar de estar tan juntos vivimos muy distantes y cada país ignora lo que se hace al lado, desaprovechando recursos que se podrían compartir.

 

Producir investigaciones con otros académicos universitarios

 

Haber participado en la creación de la Red de investigadores universitarios latinoamericanos, en la Universidad Veracruzana en Xalapa, en 2006, nos ha permitido pensar y trabajar en una dimensión continental. De este modo, hemos integrado un objetivo más a nuestro proyecto para fomentar estrategias que permitan producir investigaciones con la participación de colegas del continente que compartan preocupaciones similares o estén trabajando en áreas afines, con tal de estimular la producción de textos que valoren nuestras experiencias en la disciplina coreográfica.

 

La socialización de los productos generados por el proyecto ha sido una constante ya que se han aprovechado múltiples espacios como foros internacionales, coloquios y encuentros de especialistas en danza y estudiantes de las universidades nacionales, centros de formación abierta, así como a los estudiantes de secundaria, especialmente, a los del Conservatorio de Castella.

 

Marco teórico y metodológico

 

El marco teórico metodológico del proyecto está basado en los elementos intrínsecos en la danza escénica como son; el movimiento, el espacio, la composición coreográfica y la dramaturgia, entre otros. Es fundamental indicar que la danza escénica ha sido una manifestación artística que se ha caracterizado por ser un reflejo de su tiempo. Desde ella, los coreógrafos mediante los cuerpos de los bailarines, muchas veces, han mostrado a sus contemporáneos los hechos más críticos de la época.

 

La danza escénica la definimos según el crítico de danza mexicano Alberto Dallal, (2000) como la producción creada por un coreógrafo con finalidades expresivas, la cual es interpretada por bailarines profesionales. Sus acciones suceden en un escenario y ante un público. Se entiende como tal, una manifestación artística que cuenta con las coordenadas de tiempo y espacio, atravesadas por la energía de los cuerpos en la acción y la dramaturgia de los coreógrafos y bailarines.

 

Por otro lado, para la composición coreográfica, la denominamos según lo propuesto por Ramiro Guerra, teórico cubano, como el arte o ciencia de componer una danza utilizando los movimientos, el fraseo y los ritmos, así como, su estructuración y ordenamiento en el espacio, donde se evidencian los diversos niveles de la obra. Entre los más importantes que deben de aparecer para que el grado de comunicación se logre en la creación, está lo conceptual, lo técnico, la validez o no de la acción, el esfuerzo y la amplitud o restricción de la "escritura" coreográfica (1999: 87). Finalmente, señala Guerra, que debe considerarse que en este proceso creativo los elementos interactúan como en un campo de batalla donde las tensiones en la codificación danzaria son permanentes.

 

Por otro lado, en la danza escénica la dramaturgia no es un recurso literario, así lo señala la filósofa y crítica de danza costarricense-mexicana Patricia Cardona, es "acción escénica, objetiva y subjetiva". El intérprete logra crear dramaturgia cuando "desaparece el esfuerzo técnico manifiesto por comunicarse. Cuando el bailarín-actor ya no necesita demostrar su fuerza porque le es inherente". Son los "tejidos orgánicamente articulados y profundamente humanos" que el espectador recibe como un lenguaje no verbal articulado de forma congruente y significativa (2000:31).

 

Esta capacidad de articulación no solo se requiere en las obras de corte descriptivo, esta regla debe de operar de igual forma, en las creaciones abstractas, ya que el "espectador es un lector de sentido". El bailarín es "un comunicador escénico no verbal" y "tiene la obligación de dominar las estrategias de recreación como lo hace el actor" (2000:-32). Cardona, indica que en la escena, el bailarín "organiza los estímulos que generan las condiciones para despertar la intencionalidad o el sentido, la expresividad, los matices, proyección, precisión y verosimilitud de su presencia". Además, señala que tanto el bailarín como el coreógrafo hacen dramaturgia porque "construyen un sentido unitario y plural mediante acciones escénicas" (2000:-33).

 

El movimiento, es uno de los componentes esenciales de la danza. Es el Material de construcción del que emerge la estructura de la obra. Todo movimiento tiene varias dimensiones y un comienzo, un desarrollo y un final según lo señala Rudolf von Laban. Entre los movimientos del ballet y la danza existen diferencias por el manejo de la energía que debe hacer el bailarín y dentro de estos enfoques se encuentran las obras que en el proyecto hemos analizado.

 

Metodología

 

Para todas las investigaciones que hemos llevado a cabo el primer componente seleccionado para el diseño metodológico ha sido el enfoque cualitativo. Según Roberto Hernández, en el libro Metodología de la investigación (2003), los estudios cualitativos tienen en común, el concepto de patrón cultural, que parte de la premisa que toda cultura o sistema social tiene un modo particular de entender las cosas y los eventos. El autor, caracteriza a la investigación cualitativa como estudios que involucran la recolección de datos y que no pretende medir la información obtenida.

 

Las técnicas específicas que hemos aplicado han sido: la observación no estructurada, las entrevistas abiertas, la revisión de documentos, la discusión en grupo, la evaluación de experiencias personales. También, se ha involucrado en este método, la inspección de historia de vida, el análisis semántico y de los discursos cotidianos, así como la interacción con grupos o comunidades y la introspección. Más que aplicar instrumentos de medición estandarizada, este enfoque nos permitió una recolección de datos fuertemente influida por las experiencias y las prioridades de los participantes en la investigación.

 

Dentro de este enfoque, Hernández resume el perfil del investigador cualitativo según la definición de Neuman "como un observador de eventos que suceden en su ámbito cotidiano". Como investigadoras estamos involucradas con el objeto de estudio y manejamos varias técnicas con flexibilidad según sea la situación y seguimos una perspectiva holística e individual.

 

En nuestras investigaciones el estudio exploratorio y explicativo ha sido el que nos ha permitido llegar al objeto de estudio de mejor manera. La investigación siempre se ha orientado hacia un Estudio Exploratorio, el cual "es como hacer un viaje a un lugar que no se conoce" (explorar es preguntar sobre algo desconocido, poco investigado). Con este tipo de investigación hemos podido identificar variables promisorias y establecer prioridades, seguir afirmaciones verificables o postulados, según lo indicó Hernández, (2003:59-71).

 

Las personas en estas investigaciones nos hemos aventurado a conocer territorios poco explorados, y hemos descubierto insumos que están en las memorias de los protagonistas, en sus archivos personales, en papeles viejos, en sus programas de mano, en sus fotografías amarillentas o en vídeos a punto de desvanecerse. En este proceso hemos identificado aspectos desconocidos y encontramos hallazgos que nos generaron dudas, y en algunos momentos, casi nos hicieron cambiar el rumbo, para luego reafirmar la ruta de viaje.

 

Además, al trabajar con el estudio explicativo hemos buscado las razones o causas de los eventos, sucesos o fenómenos estudiados, lo que se ha complementado con el estudio descriptivo. Este último, pretende especificar las propiedades, las características y los rasgos más importantes de las personas, los grupos, las comunidades o cualquier fenómeno analizado. Esta forma de investigación nos ha permitido identificar los estudios existentes sobre el tema y recoger información de manera independiente o conjunta sobre los conceptos y sus variables.

 

Finalmente, están las fuentes y técnicas de recolección de datos; en lo esencial las mismas enunciadas anteriormente para el enfoque cualitativo. Durante las investigaciones se ha generado la información a partir de las entrevistas a profundidad de los protagonistas aplicada de la siguiente manera:

 

  1. Diseño de la entrevista
  2. Identificación de la población ( número de coreógrafos, bailarines u otros participantes)
  3. Aplicación del instrumento según conveniencia del entrevistado: correo electrónico, redes sociales o cara a cara)
  4. Transcripción
  5. Análisis de la información para nutrir el corpus del texto

 

Otra fuente de información importante es la revisión de documentación informal, como son los programas de mano de los espectáculos, los periódicos, los vídeos y otras formas de registro.

 

La observación y lectura interpretativa son otras estrategias de nuestras investigaciones, que tratan aspectos relacionados al enfoque histórico hasta el análisis semiótico de las obras seleccionadas. También en los análisis se ha pretendido identificar los puntos de ruptura más que describir continuidades.

 

En la apropiación e interpretación ha estado el aporte fundamental del trabajo que consiste en leer lo que describen los cuerpos de los bailarines de diferentes tiempos y espacios para identificar las tensiones predominantes.

 

Productos y publicaciones

 

A continuación señalamos los principales productos generados en estos 20 años de investigación en el campo de la danza escénica en Costa Rica, entre los que se encuentran libros, cuadernos, artículos en revista, CDROM, vídeos y textos para columnas.

 

Libros

 

2014. Ávila, M. Una extensión con arte: Escuela de danza. EUNA, Heredia, Costa Rica.

2013. Ávila, M. Mireya Barboza pionera de la danza en Costa Rica, “25 años celebrando la cultura hispana en Estados Unidos: El Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami”; Ediciones Universal, Miami, Florida.

2010. Ávila, M. Desde la otra orilla Crítica de danza en Costa Rica 1998-2006. EUNED, Costa Rica.

2008. Ávila, Marta. Danza Universitaria 1978-2008 Trazos vitales. Editorama; Universidad de Costa Rica.

2007. Ávila, M. Danza Escénica de Costa Rica en Cádiz, en "Panorama de las artes escénicas iberoamericanas y latinoamericanas: Homenaje al Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz”.

Ávila, M. 2005. Imágenes efímeras 10 años bailados en Costa Rica. San José, Costa Rica; Centro Cultural de España, Ediciones Perro Azul.

 

Cuadernos Historia de la danza costarricense

 

Ávila, M. 2004. Cuerpos dúctiles ante diversidad coreográfica Compañía Nacional de Danza 1979-2004. Cuaderno # 5 Historia de la danza costarricense. San José, Costa Rica; Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes

Ávila, M. 1999. Cristina Gigirey. Obra coreográfica. Heredia Costa Rica; Cuaderno # 4 Historia de la danza costarricense. Escuela de Danza, Universidad Nacional

Ávila, M. y otras. 1997. El festival de coreógrafos. Heredia, Costa Rica; Cuaderno # 3 Historia de la danza costarricense. Escuela de Danza, Universidad Nacional

Ávila, M. y otras. 1996. La obra coreográfica de Mireya Barboza. Heredia, Costa Rica; Cuaderno # 2 Historia de la danza costarricense. Escuela de Danza, Universidad Nacional

Ávila, M. y otras. 1993. La obra coreográfica de Elena Gutiérrez. Heredia, Costa Rica; Cuaderno # 1 Historia de la danza costarricense. Escuela de Danza, Universidad Nacional

 

CDROM.

 

Ávila, Marta, Cardona, Alejandro y Okkerse, Krijn. 2000. La producción coreográfica en Costa Rica los años 90. Heredia; ICAT- UNA, Costa Rica.

 

Artículos en revistas especializadas

 

Ávila, M. 2015. Un panorama de la danza escénica en Centroamérica desde la segunda mitad del siglo XX hasta las dos primeras décadas del siglo XXI. Heredia, Costa Rica; Universidad Nacional: Revista Ístmica, # 18, Editorial EUNA.

Ávila, M. 2013. Sin dramaturgia nada se sostiene. Dramaturgia en Danza San José, Costa Rica; Universidad de Costa Rica: Revista Escena, # 72-73

Ávila, M. 2013. 35 años de labor artística en Costa Rica: Danza Universitaria (1978-2913). San José, Costa Rica; Universidad de Costa Rica: Revista Escena, # 72-73

Ávila, M. 2012. El Festival de coreógrafos. Propuesta Revista de Memoria Escénica, año 1, número 2, San José, Costa Rica

Ávila, M. 2012. Narrativas coreográficas sin registro. Acercamiento a la danza escénica centroamericana del siglo XX. Heredia, Costa Rica; Universidad Nacional: Revista Ístmica, # 15, Editorial EUNA.

Ávila, M. 2010. Paredes de brillo tímido Diquis Tiquis. San José, Costa Rica; Universidad de Costa Rica: Revista Escena, # 66

Ávila, M. 2008. Elementos de la cultura popular en la obra de Rogelio López. San José, Costa Rica; Universidad de Costa Rica: Revista Escena, # 61

Ávila, M. 2007. Un coreógrafo que ama la forma: Luis Piedra. San José, Costa Rica; Universidad de Costa Rica: Revista Escena, # 60

Ávila, M. 2007. The influence of the German Modern Dance in Costa Rica: New York; Dance Cronicale. Volume 30

Ávila, M. 2006, Panorama de la danza contemporánea. La Habana, Cuba; en Itinerario Costa Rica: Revista Conjunto, # 139, Casa de las Américas

Ávila, M. 2005. Esperanto una danza contra la intolerancia y la discriminación. San José, Costa Rica; Universidad de Costa Rica: Revista Escena, # 58

Ávila, M. 2003. Aproximaciones sociocríticas a un texto dancístico: Juan Juan, María María de Rogelio López. San José, Costa Rica; Universidad de Costa Rica: Revista Escena, # 52

Ávila, M. 2001. Aporte de la danza alemana a la danza escénica costarricense: Wigman, Kreusztberg, Jooss y Bausch. San José, Costa Rica; Revista Escena, # 47-48, Universidad de Costa Rica

Ávila, M. 2000. Compases coreográficos para la escena tica. San José, Costa Rica; Revista Escena, # 46 Universidad de Costa Rica

Ávila, M. 1996. Bosquejo histórico de la danza en Costa Rica. Heredia, Costa Rica; Suplemento Cultural, # 31 enero- febrero, CIDEA, Universidad Nacional

Ávila, M. 1997. Temáticas de la danza costarricense contemporánea. Heredia, Costa Rica; Suplemento Cultural, # 45-46 julio-agosto, CIDEA, Universidad Nacional

Ávila, M. 1996. Lo que se bailó en 1995. Heredia, Costa Rica; Suplemento Cultural, # 37 agosto, CIDEA, Universidad Nacional de Costa Rica

Ávila, M. 1995. La música para la coreografía en Costa Rica. Heredia, Costa Rica; Suplemento Cultural, octubre-diciembre, CIDEA, Universidad Nacional

 

Artículos cortos en la Columna Tripudium, Suplemento Cultural

 

www.icat.una.ac.cr/suplemento_cultural/